La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha presidido el acto de presentación del estudio de viabilidad y alternativas para la nueva conexión ferroviaria entre Santander y Bilbao, que requerirá una inversión de entre 2.500 y 3.100 millones.

Se trata de un proyecto que parte de una elevada demanda de pasajeros y mercancías, una intensa conexión socio-económica entre Cantabria y el País Vasco, y un compromiso con la reducción de emisiones y el trasvase modal para conformar una alternativa competitiva a la autovía A-8.

Actualmente existen seis alternativas en estudio para esta línea de 100 kilómetros, que se enmarca dentro del Corredor Cantábrico-Mediterráneo y permitirá mover unos 20 millones de toneladas de mercancías anuales. Todas ellas rebajarán, con paradas, la conexión ferroviaria entre ambas ciudades de las tres horas actuales a una hora de viaje.

Esto incluye los 20 kilómetros de la variante sur ferroviaria de Bilbao, que permitirán llegar a Abando, en un trazado caracterizado por la necesidad de construir túneles y viaductos.

La ministra ha indicado los próximos pasos a seguir en la redacción del estudio, que pasan por profundizar en las alternativas más viables para someterlas a información pública y a la posterior evaluación ambiental.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110