Bangkok es la ciudad más visitada del mundo, con unos 23 millones de turistas cada año, que tiene una calidad del aire poco saludables debido al tráfico, las emisiones de la industria de la construcción y las fábricas, y la quema de residuos.

En el mes de enero de 2020, se llegó a niveles máximos de contaminación durante al menos siete días, motivo por el que las autoridades tailandesas están dedicando desde entonces todos sus esfuerzos a reducir la contaminación de diferentes formas, incluyendo la promoción de energías alternativas.

Energy Absolute es una de las compañías más destacadas en este ámbito, que está desarrollando una flota de 27 ferries eléctricos, con motores EM-PMI375-T800 de Danfoss Editron.

Cada uno de los buques, que operarán en el río Chao Phraya, tendrá 24 metros de eslora y capacidad para transportar hasta 200 pasajeros. Sus motores, más pequeños y ligeros que los diésel, proporcionan una potencia continua de entre 174 y 192 kW, dependiendo de la temperatura, y están preparados para operar en condiciones atmosféricas adversas.

Energy Absolute invertirá 33 millones de dólares en el proyecto de reducción de la huella de carbono, que también incluirá la instalación de puntos de carga rápida en los muelles, de modo que los ferries puedan completar la carga en tan solo 15 minutos.

Los buques podrán operar entre dos y cuatro horas con cada carga, con una autonomía de entre 80 y 100 kilómetros. Los dos primeros ya se encuentran en pruebas y se calcula, que una vez estén todos operando, permitirán la eliminación de 8.600 toneladas de CO2 anuales.