Según el último observatorio de Asedas

La recuperación de la pandemia marca la vuelta del canal físico de alimentación

La recuperación de la pandemia marca la vuelta del canal físico de alimentación, que cada vez se mezcla más con el on-line en experiencias omnicanal.

Miércoles, 29/06/2022 por CdS

Las experiencias omnicanal ganan presencia en el consumo de productos de alimentación.

Una vez superada la pandemia, pese a sus coletazos, parece que los consumidores recuperan el canal físico, aunque, sin dejar de lado las compras on-line, a tenor de lo que refleja el último Observatorio de Comercio Electrónico en Alimentación dado a conocer esta misma semana por Asedas.

En este sentido, el crecimiento de los consumidores que realizan sus compras en el canal on-line y en establecimientos físicos suma 2,67 puntos porcentuales frente a los 3,19 del año anterior.

Al tiempo, los compradores que acuden solo a tiendas retroceden 2,82 puntos porcentuales frente a los 5,49 del año anterior, mientras que los usuarios de canal on-line en exclusiva parecen estancados, creciendo 0,16 puntos porcentuales frente a los 2,29 de 2021.

Así pues, el análisis permite concluir que se está consolidando una clara tendencia hacia la omnicanalidad por las ventajas que ofrece en cuanto a conveniencia, confianza y coste, con una penetración creciente de las compras on-line o mixtas entre los consumidores de más de 55 años de edad.

Por otra parte, el estudio también constatan que un 52% de los consumidores encuestados compra frescos on-line al menos ocasionalmente, superando por primera vez a los que no lo hacen nunca, que alcanzan un 44%.

Con más detalle, las categorías de frescos que más se demandan en el canal on-line son frutas y verduras, charcutería y quesos, carnes y aves, así como panadería y bollería

Pese a la creciente presencia de los productos frescos en la compra a través de internet, esta sigue dominada por los productos de higiene personal, droguería y alimentación envasada.

Finalmete, la frecuencia de compra y el gasto han descendido tanto en el canal físico, como en el de internet, mientras que se mantiene prácticamente estable en las experiencias omnicanal.