La terminal de Vicálvaro, inició su actividad como instalación de clasificación en 1972.

La terminal de Vicálvaro se transformará para convertirse en instalación intermodal para el tráfico de UTIs.

Adif ha obtenido el visto bueno del Consejo de Ministros para sacar a licitación el contrato de obras de ejecución de cuatro nuevas vías aptas para trenes de 750 metros, para la recepción y expedición de trenes y un nuevo enclavamiento electrónico en el haz técnico sur de la terminal ferroviaria de mercancías Madrid-Vicálvaro.

Estas actuaciones, licitadas por importe de 22.973.187,4 euros y con un plazo de ejecución de 18 meses, forman parte de la primera fase del proyecto global de remodelación de la terminal Madrid-Vicálvaro y buscan modificar la funcionalidad de la terminal, que actualmente es una estación de regulación y clasificación, y que pasará a ser una instalación intermodal destinada a la carga y descarga de UTIs, con un diseño acorde con las tendencias actuales en la gestión de terminales de mercancías.

En este mismo sentido, la primera fase de remodelación global de la terminal logística contempla, por un lado, el desarrollo de un grupo de 18 vías que permitan el tratamiento de trenes de 750 metros en el haz sur y, por otro, la construcción de un módulo intermodal con cuatro vías de carga y descarga aptas para trenes de 750 metros, así como una losa de hormigón de transbordo.

Entre los objetivos que se buscan con estas normas se encuentran los de promover la integración logística y la potenciación del transporte ferroviario en la red ferroviaria española, mejorar la eficiencia y sostenibilidad en el uso del transporte ferroviario de mercancías, permitiendo la operativa de trenes de mayor longitud y optimizar las infraestructuras en los nodos de conexión, priorizando los nodos estratégicos, en concreto el nodo de Madrid.

Adif, dentro de su plan para el desarrollo de una red estratégica de terminales intermodales, estima que la terminal de Madrid-Vicálvaro es una de las que cuenta con un mayor potencial, ya que se sitúa en el nodo articulador de los corredores Mediterráneo y Atlántico, dispone de infraestructuras ya construidas y cuenta con terreno suficiente para su ampliación.