La terminal de Vicálvaro, inició su actividad como instalación de clasificación en 1972.

La terminal de Vicálvaro se sitúa en el nodo articulador del Corredor Mediterráneo y el Atlántico.

La remodelación de la terminal ferroviaria de mercancías de Vicálvaro para su transformación en hub intermodal de referencia, comienza a dar los primeros pasos.

El Consejo de Administración de Adif ha aprobado la adjudicación del contrato de obras para la ejecución de cuatro nuevas vías en la terminal ferroviaria de mercancías Madrid-Vicálvaro, aptas para la recepción y expedición de trenes de 750 metros, y para un nuevo enclavamiento electrónico.

Estas actuaciones, contempladas en la primera fase del proyecto, se han adjudicado a la UTE formada por CAF Signalling y Sacyr Neopul por importe de 18.744.925,9 euros y con un plazo de ejecución de 18 meses, forman parte de la subfase 1A del proyecto de remodelación de la instalación.

El objetivo es modificar la funcionalidad de esta estación de regulación y clasificación, que pasará a ser una instalación intermodal destinada a la carga y descarga de Unidades de Transporte Intermodal.

La primera fase contempla el desarrollo de un grupo de 18 vías que permitan la operativa de trenes de 750 metros y la construcción de un módulo intermodal con cuatro vías de carga y descarga aptas para trenes de 750 metros, así como una losa de hormigón de transbordo.

Remodelación de la terminal

El proyecto, que se presentó en febrero de este 2019, se ha dividido en cuatro subfases, que se licitarán de manera independiente, de modo que la remodelación pueda realizarse manteniendo la operativa actual y que las inversiones puedan adecuarse a la capacidad presupuestaria.

En la subfase 1A se pretende promover la integración logística, potenciar el transporte ferroviario de mercancías y mejorar su eficiencia y sostenibilidad, permitiendo la operativa de trenes de mayor longitud. También se pretenden optimizar las infraestructuras en los nodos de conexión, priorizando los nodos estratégicos, como el de Madrid.

La terminal de Madrid-Vicálvaro es la de mayor potencial, ya que se sitúa en el nodo articulador del Corredor Mediterráneo y el Atlántico, dispone de infraestructuras ya construidas y cuenta con terreno suficiente para su ampliación.

El proyecto, cofinanciado por los fondos CEF, se ha dividido en tres fases para la progresiva adaptación de la terminal de acuerdo al crecimiento de los tráficos, con lo que se conseguirá una mayor racionalidad y se podrá adecuar el gasto conforme a las necesidades y recursos disponibles.