La crisis sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19 ha supuesto un punto y a parte para miles de empresas en nuestro país. Desde Randstad Research se ha llevado a cabo un nuevo estudio de impacto de la crisis en las empresas españolas de logística así como un análisis con más de 11.000 empresas participantes en el que se avanzan las claves para la recuperación empresarial.

El 43% de las empresas del sector afirman no haberse visto afectadas o, en el momento de dicho estudio, ya consideraban que habían superado los peores momentos de la paralización económica.

El 18% presenta una actividad significativamente paralizada o reducida, una cifra menor que el total de los sectores donde la cifra alcanza el 30%. Mientras, que el 34% de las empresas continúa teletrabajando y el 21% con ERTEs, una cifra inferior al resto cuyo porcentaje alcanza el 30%.

55 de cada 100 empresas del sector de la logística afirman ya haber recuperado el volumen de negocio pre-crisis, mientras que la cifra aumenta hasta el 76% en las empresas que esperan alcanzarlo en el cuarto trimestre del 2021.

Para el segundo trimestre de 2022, el 85% del total de las empresas logísticas esperan estar trabajando con cifras similares a antes de la crisis del coronavirus. Todos ellos, datos más optimistas que el resto de los sectores donde la confianza en la recuperación, aunque alta, sigue siendo inferior.

Una ‘cierta normalidad’

Tras más de un año desde el comienzo de la crisis sanitaria y la posterior crisis económica por el nuevo coronavirus, y las medidas adoptadas tanto por parte de las empresas como las impuestas por parte de las diferentes administraciones, el 38% de las empresas del sector de la logística afirman estar funcionando con cierta normalidad, pero todavía no han recuperado los volúmenes de facturación y el tamaño de plantilla que tenían antes de la crisis.

Otro 53% de las empresas se muestran más optimistas. Se han visto afectadas por la crisis pero se han recuperado y vuelven a estar como antes de ella y que representan un 23%, a las que aseguran que no sufrieron ningún problema y trabajan con normalidad, un 29%.

En la parte más negativa, un 17% de las empresas logísticas aún se encuentran fuertemente afectados por la crisis y su actividad está reducida significativamente, e incluso un 1% o ha cesado su actividad o se encuentra en situación de paralización total de la actividad, aunque se trata de una situación temporal.

Todas estas cifras son sensiblemente más positivas que las que presentan empresas de otros sectores lo que pone en evidencia la fortaleza del sector logístico.

Los ERTE han sido una de las herramientas más utilizadas por las empresas durante esta crisis. De hecho, sigue vigente en el 22% de las del sector logístico, frente al 30% del resto de sectores.

La buena noticia, es que el 43% de las empresas que han participado en dicho estudio afirman que no han recurrido a un ERTE en ningún momento durante la crisis y no lo creen necesario en un futuro inmediato. El 29% puso en marcha un ERTE, pero ya ha salido de él y ha reincorporado a todos los trabajadores. Cifras, de nuevo, mejores que el resto de sectores.

El 34% de las empresas del sector continúan trabajando en la modalidad teletrabajo, mientras que el 28% ha vuelto en su totalidad a trabajar de manera presencial. A día de hoy, el 33% de las empresas no considera factible esta opción de trabajo, un 73% aseguran que es imposible por la propia actividad del sector.

Amenazas y previsiones

La recuperación económica a niveles pre-crisis aún está lejos de alcanzarse y las previsiones son, para algunas empresas, todavía una incógnita. De hecho, al 58% de las empresas logísticas les preocupa sobremanera la incertidumbre económica del país, al 39% la pérdida de facturación y ventas y al 38% la incertidumbre del sector como principales preocupaciones y amenazas presentes y futuras. A la que se suma la incertidumbre política para un 28% de los encuestados.

Las ayudas económicas, que duda cabe, son un balón de oxígeno para muchas empresas en estos momentos. El 43% de las empresas del sector piensa que la mejor opción son las ayudas por parte del Estado, el 36% afirma que las ayudas fiscales aliviarían sus cuentas y una flexibilización laboral sería importante para un 29% de los encuestados.

La ampliación de los ERTE sería importante para un 13% de las empresas logísticas.

Aunque el 76% de las empresas del sector cree que será en el cuarto trimestre de 2021 cuando hayan recuperado totalmente el volumen de negocio previo a la crisis, no será hasta 2023 cuando el porcentaje sea mucho más alto, en torno al 93%.

Entre las empresas más pesimistas, un 7% afirman que el sector jamás recuperará los niveles económicos previos a la crisis por la aparición de la Covid-19.