furgonetas reparto distribución urbana vehículos comerciales en una calle de Madrid

El 1 de enero próximo marca un momento crucial para el reparto urbano de mercancías en la ciudad de Madrid.

Recibido con alborozo por algunos y con cautela por otros, Madrid 360 podría no estar vigente para cuando, con la llegada de 2020, entre en vigor la exigencia de la utilización de vehículos de menos emisiones en el centro de la capital establecida en la Ordenanza de Movilidad aprobada por el anterior gobierno municipal el pasado año.

Según apunta Fenadismer, la aprobación del nuevo proyecto municipal y la consiguiente modificación de la Ordenanza de Movilidad no se producirá hasta bien entrado 2020, lo que en la práctica supondrá la entrada en vigor de dicha prohibición de circulación a partir del próximo 1 de enero de los vehículos de transporte de mercancías de menor tonelaje sin distintivo medioambiental, lo que representa más del 20% de la flota de distribución urbana de mercancías que opera por las calles de Madrid.

Precisamente este ha sido uno de los principales puntos de fricción del anterior proyecto de Madrid Central con el sector del reparto urbano de mercancías, que, por su parte, pedía al Ayuntamiento de Madrid el establecimiento de un período transitorio de adaptación más largo y asumible para el sector, a la vista de las fuertes inversiones económicas que conlleva la renovación de la flota actual, la escasez del mercado de vehículos propulsados por energías alternativas en el sector del transporte de mercancías así como la nula existencia de puntos de recarga en la vía pública