Las tasas de carga entre el norte de China y la costa oeste de Estados Unidos han alcanzado recientemente su mayor nivel histórico, a pesar de que han vuelto a retomarse las escalas canceladas por la pandemia e incluso se ha introducido nueva capacidad en la ruta.

Así se recoge en el último informe de Alphaliner, según el cual los precios se encuentran en este momento un 120% por encima del nivel alcanzado hace un año, superando ya los 3.000 dólares.

Aunque los operadores apostaron por la cancelación de escalas justo después de declararse la crisis sanitaria, la mayoría ya han sido recuperadas. Esto incluye el servicio conjunto de la red 2M y la naviera SM Line, el TP-9/Orient/PS1, que volvió a operar el 8 de junio. En su caso, THE Alliance también ha retomado prácticamente todos los servicios que había suspendido.

En total, cinco servicios se han puesto en marcha o se han retomado desde el mes de mayo: el TP-8/Orient/Ps1 de 2M y SM, el ZIM eCommerce Xpress entre Shenzhen y Los Ángeles, otro de 2M entre Yantián – Ningbó y California, el CP1 de Wan Hai y el CLX+ de Matson.

Estas conexiones suman unos 35.000 TEUs de capacidad semanal adicional a la ruta, aunque en junio y julio también se han organizado algunas otras rutas extra de carácter puntual. La combinación de tasas más elevadas y una mayor capacidad es sinónimo de una demanda más fuerte, con los exportadores chinos queriendo embarcar la mayor cantidad de producto posible antes de una segunda ola del Covid-19.