El mercado de contenedores entre Asia y la costa este de Norteamérica continúa avanzando, superando el crecimiento hacia la costa oeste y empujando a las navieras a introducir rotaciones adicionales, según recoge el último informe de la consultora Drewry.

Después de siete meses, los envíos desde el continente asiático hacia Estados Unidos, Canadá y México han repuntado un 8,3% hasta los 3,1 millones de TEUs, por encima del 5,7% hacia la costa oeste.

Uno de los factores más influyentes ha sido el aumento del 31% en los envíos hacia el Golfo de Estados Unidos, con 296.000 TEUs movidos hasta julio, y del 20% hacia la costa este de Canadá, con 175.000 TEUs.

También destaca el crecimiento del 10% en los envíos hacia la costa este de México, que suman 32.000 TEUs. Por su parte, el tráfico entre Asia y los principales puertos de entrada a la costa este de Estados Unidos ha avanzado un 5%.

En definitiva, el comercio entre los países asiáticos y los de la costa este norteamericana llegará y probablemente superará el crecimiento anual del 5% alcanzado en 2016, que ha sido algo decepcionante teniendo en cuenta los aumentos de doble dígito de los dos años anteriores.

En julio se han movido 452.000 TEUs, un 9,3% por encima de las cifras del año anterior. Sin embargo, esta cifra se irá reduciendo a medida que se acerque el final del año, debido a la comparación con 2016, ya que en el último trimestre el tráfico se disparó casi un 14% por la ampliación del Canal de Panamá.

trafico-entre-asia-y-norteamerica

Por otro lado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha prometido reducir los impuestos e invertir en infraestructuras, lo que podría impulsar las importaciones en el país. No obstante, existe un elemento que podría afectar negativamente a los flujos en el ámbito del Transpacífico.

Se trata del cierre de las factorías chinas por parte de las autoridades para tratar de reducir los niveles de contaminación, que podría haber llevado ya a algunos importadores a realizar sus pedidos con antelación. En cualquier caso, afectará principalmente a las empresas de la industria pesada y no tanto las que producen bienes de consumo rápido.

Buques más grandes y menores tiempos de tránsito

A la vista de las tendencias actuales del comercio, existen ciertas dudas sobre si los operadores han sido demasiado entusiastas al aumentar sus rotaciones en agosto y septiembre. Solamente CMA CGM ha efectuado ocho viajes extra en estos meses a la costa este estadounidense.

No obstante, no parece que los operadores vayan a dejar de apostar por esta ruta, en la que están introduciendo buques más grandes, con tiempos de tránsito más cortos para conectar con cada vez más centros de distribución.

Además, históricamente los operadores han tendido a suspender una o dos rotaciones en la temporada de invierno, en noviembre y diciembre, debido a que se reduce el flujo de carga, pero hasta ahora no han realizado ningún aviso.

Basándose en el calendario fijado, la consultora estima que habrá pocos cambios en la capacidad disponible desde septiembre hasta noviembre, aunque en comparación con las mismas fechas de 2016, se aprecia un incremento del 15%.

En cuanto a las tasas, a pesar de lo que dictan los principios de la oferta y la demanda, están cayendo. Los precios aún siguen siendo rentables, pero en los últimos meses las navieras han estado más preocupadas por lograr incrementar sus ingresos que por subir las tarifas a los clientes.

En este sentido, tal y como anticipa el informe de Drewry, la falta de medidas de ajuste durante la temporada baja sugiere que las tarifas continuarán bajando poco a poco.