Las navieras se están viendo forzadas a dejar de escalar en un número de puertos cada vez mayor si quieren seguir manteniendo sus horarios programados o, al menos, reducir sus retrasos.

De los 17 portacontenedores que han vuelto a China en la semana 45 de su viaje entre el Lejano Oriente y el Norte de Europa, solamente el Antoine de Saint Exupery de CMA-CGM ha llegado a tiempo para su próxima salida.

Para ello, ha tenido que cancelar la escala en el puerto de Yantián en su camino de ida, y la de Tianjin en el de vuelta, según recoge Alphaliner. Mientras tanto, la media de los retrasos para estos 17 buques ha sido de 17 días, solamente uno menos que hace un mes, cuando la consultora llevó a cabo una investigación similar.

El comercio transatlántico también se está viendo muy afectado por la congestión en el norte de Europa y la costa este de Estados Unidos, pues solamente dos de un total de nueve buques que han vuelto al Benelux en la semana 45 tras un viaje entre el norte de Europa y la costa este, han llegado a tiempo.

El buque Palena, de 6.541 TEUs de capacidad, que opera Hapag-Lloyd para THE Alliance, ha vuelto a Rotterdam para su próximo viaje en la fecha prevista, pero para ello ha tenido que cancelar una escala a la vuelta en Newark, Nueva York.

Además, el servicio AL2 tampoco escala en Savannah, que ha sido el puerto más afectado por los problemas de congestión en la zona, con un tiempo medio de espera de ocho días para los buques.

La media de los retrasos en los nueve buques mencionados ha llegado a nueve días, destacando el caso del MOL Emissary de 5.087 TEUs, que opera la conexión AL5 de THE Alliance que da servicio a las costas este y oeste de Estados Unidos. El buque ha llegado 36 días tarde a Amberes, a pesar de la supresión de una segunda parada en Los Ángeles y una escala en Cartagena.

Omitir algunos puertos de la programación prevista es de momento la mejor solución para las navieras, pero tiene consecuencias significativas para los clientes que embarcan sus mercancías a través de los puertos afectados y para las navieras que deben organizar transbordos.

Estrategias de las alianzas

Los siete buques de la Ocean Alliance que han regresado a China en la semana 45 del norte de Europa han llegado a los nueve días de media. En el caso del Cosco France, de 13.386 TEUs, ha tardado solamente cinco días en volver de su ruta europea, pero ha tenido que limitar sus escalas a El Pireo y Hamburgo, eliminando paradas en Rotterdam, Zeebrugge y Felixtowe.

En cuanto al Ever Globe, de 20.244 TEUS, no se ha saltado ningún puerto en el servicio CEM, pero precisamente por ello ha tardado 17 días más de lo previsto, lo que supone el mayor retraso de todos los buques de la alianza.

En su caso, THE Alliance está experimentando los mayores retrasos en Europa, pues sus escalas incluyen puertos como Rotterdam, Hamburgo o Amberes. El HMM Stockholm de 23.792 TEUs ha completado su último viaje en 118 días, 34 más de lo esperado, ya que ha necesitado 42 para completar la rotación entre Algeciras, Rotterdam, Hamburgo, Amberes y Tánger Med.

La situación es similar en el comercio transatlántico, donde el MSC Uberty de 8.236 TEUs es uno de los dos buques de la alianza que ha conseguido llegar a tiempo para su próxima salida, eliminando para ello las escalas en Le Havre, Newark, Baltimore y Charleston.

Las continuas cancelaciones hacen muy complicado evaluar la fiabilidad de los servicios y por su parte, las navieras están tratando de compensar estos huecos en su programación con viajes extra.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px