El Ministerio de Fomento juega actualmente varias partidas de ajedrez en el ámbito del transporte por carretera, en el que sus «contrincantes» son las autoridades de Competencia nacionales y europeas, sus homólogos de otros países que apuestan por medidas proteccionistas, así como las asociaciones españolas del transporte, aunque con estas últimas lo idóneo es quedar siempre en tablas.

El minuto y resultado de estas partidas ha sido analizado este pasado viernes 13 de mayo en Madrid por el director general de Transporte Terrestre, Joaquín del Moral, durante su participación en la Asamblea General Ordinaria de Conetrans.

Los tres vehículos

En lo que respecta al dictamen motivado que la Comisión Europea (CE) envió el pasado mes de febrero a España, al entender que su exigencia de tres vehículos para operar en el sector «es desproporcionada», Del Moral ha indicado que el Gobierno ya ha remitido su respuesta a la administración europea.

Ahora, la Comisión valorará la posición española, que mantiene que «la exigencia de los tres vehículos es compatible con la legislación comunitaria». En caso de que el organismo internacional no la considere satisfactoria, se abriría un nueva fase para la defensa española previa a una demanda ante el Tribunal de Luxemburgo.

En este sentido, del Moral mantiene la posición defendida a principios de marzo durante la XVI Edición del Foro Nacional del Transporte de Aecoc, en la que apuntó la «potente defensa jurídica» por la que apuesta el Ministerio en este ámbito.

«Oportunidad única» para flexibilizar la vuelta a casa

La segunda partida que juega Fomento, en esta ocasión codo con codo con las asociaciones de transportistas, es la de conseguir la flexibilización del Reglamento 561, de tiempos de conducción y descanso, para que los conductores puedan realizar el descanso semanal en sus domicilios.

En este sentido, desde la Administración española consideran el nuevo paquete de la carretera que Europa proyecta para finales de 2016, que propiciará la revisión de varias normas de la actividad, una «oportunidad única» para conseguir flexibilizar esta medida. «No volveremos a tener una ocasión así en los próximos años», ha apuntado el director.

En el Ministerio de Fomento están abiertos a buscar una solución que «les convenza» para flexibilizar esta norma, un fin para el que deben analizarse las diferentes posiciones de otros Estados miembros, también periféricos, que solicitan también esta modificación. En cualquier caso, la Administración sostiene que la exención no puede ser generalizada, aplicándola «únicamente» cuando el viaje no pueda ser planificado de otra manera.

Los problemas con Francia

La reinterpretaciones del descanso en cabina o de la pausa con dos conductores que ha hecho Francia recientemente, una cuestión que «ya estaba clara” con una nota guía aprobada por todos los Estados Miembros, también ha levantado asperezas en el Gobierno y en el sector del transporte español.

El presidente de Conetrans, Carmelo Gonzalez, el director general de Transporte Terrestre, Joaquin del Moral, y la directora de la DGT, María Seguí

El presidente de Conetrans, Carmelo Gonzalez, el director general de Transporte Terrestre, Joaquin del Moral, y la directora de la DGT, María Seguí.

A este respecto, desde Fomento han confirmado que, en una reciente reunión entre los Estados miembros, Francia ha anunciado que había sido una «mala interpretación por su parte y que iba a rectificar», si bien es cierto que en Fomento aún no han recibido la confirmación oficial por escrito de su homólogo francés.

Estas cuestiones y el salario mínimo a conductores extranjeros en territorio galo, que entrará en vigor el próximo 1 de julio, serán analizadas por la ministra de Fomento, Ana Pastor, y las autoridades francesas en una reunión que mantendrán «próximamente».

En opinión del Ministerio, abonar el salario mínimo no es una problema para las empresas españolas, ya que los sueldos de los conductores de transporte internacional superan generalmente estos salarios extranjeros. El «gran inconveniente son las trabas administrativas» que los países están introduciendo para verificar ese cumplimiento.

Nuevo programa de descuentos a los peajes

Por último, cabe destacar que Fomento prepara un nuevo plan para el desvío de camiones a las autopistas, que se empezará a negociar con el sector «en breve», y contará con una partida de 10 millones de euros, recogida en los Presupuestos Generales del Estado.

Lo que Administración y transportistas negociarán próximamente serán temas que ya provocaron algún enfrentamiento el pasado 2015, cuando se puso en marcha la medida, relativos a la obligatoriedad o voluntariedad de usar las autopistas, los tramos de carreteras en los que se implantará y las bonificaciones que se aplicarán.