Aunque la economía mundial se está tambaleando por el impacto continuo del coronavirus, la labor realizada por el sector del transporte marítimo ha permitido mitigar las consecuencias más inmediatas en las tasas a largo plazo. 

Así, a pesar de la grave caída de la actividad económica, los elevados niveles de desempleo y la certeza de que se producirá una crisis mundial, el índice elaborado por Xeneta sobre las tasas de los contratos a largo plazo muestra un ligero incremento del 0,7% en el mes de abril, tras la caída de marzo del 0,5%.

Las estrategias proactivas de los operadores parecen haber tenido resultado pese a la delicada situación, habiendo conseguido un crecimiento del 2,9% en el índice desde principios de 2020. Entre las medidas aplicadas, se encuentran los ajustes en las tasas o la retirada de capacidad, entre otras.

Por ejemplo, en las rutas entre el Lejano Oriente y Europa, algunas navieras están optando por modificar sus itinerarios para pasar por el Cabo de Buena Esperanza en lugar de utilizar el Canal de Suez, una opción más larga, pero que les permite ahorrarse las tasas.

A medida que los precios del petróleo llegan a mínimos históricos, también se verán forzadas a reducir o modificar los recargos introducidos para costear el aumento del precio del combustible tras la entrada en vigor de los nuevos límites de azufre. Además, la llegada de nuevo tonelaje al mercado, como el buque HMM Algeciras, de 23.964 TEUs de capacidad, seguirá alimentando el exceso de oferta.

Es cada vez más importante que todas las partes implicadas en las negociaciones contractuales se mantengan al día con la última inteligencia de mercado, tratando de asegurar un valor óptimo para sus negocios.

Por regiones

El índice de Xeneta ha registrado una caída del 3,3% en las importaciones a nivel europeo en el último mes, aunque ha aumentado un 7,5% respecto al mismo mes del año anterior, mientras las exportaciones han repuntado un 11,8% en comparación con abril de 2019.

En el Lejano Oriente, las exportaciones se han mantenido estables a nivel mensual, con un repunte del 10,3% respecto al año anterior. Por su parte, las importaciones se han reducido un 1,4% en relación a marzo y un 10,9% en comparación con abril de 2019.

En lo que se refiere a Estados Unidos, las importaciones han aumentado un 4,5% en el último mes y un 33,2% respecto a 2019. Las exportaciones han crecido un 1,9%, que han llevado a un incremento del 6,8% respecto al año anterior.