Seis grandes navieras de transporte de contenedores han anunciado este pasado viernes 13 de mayo la constitución formal de una nueva alianza global para el transporte marítimo de contenedores bajo el nombre de “THE Alliance”.

Hanjin, Hapag-Lloyd, K Line, Mitsui O.S.K. Lines, NYK Line Kaisha y Yang Ming han anunciado su integración formal bajo el nombre de “La Alianza” (The Alliance), para el transporte de contenedores.

Hapag-Lloyd estará al frente de la nueva alianza, que incluye a miembros que proceden de las antiguas alianzas G6, CKYHE y ‘Ocean Three’ que se fragmentaron tras la fusión de las compañías chinas Cosco y CSCL y la constitución de la ‘Ocean Alliance’ con CMA CGM, Evergreen, Orient Overseas Container Lines (OOCL) y China Cosco Shipping.

Con una capacidad combinada de alrededor de 3,5 millones de TEUs repartidos en 620 buques, correspondiente al 18% de la flota mundial de portacontenedores, ‘The Alliance’ operará en las rutas globales clave entre Asia, Europa  y los Estados Unidos.

Se espera que la nueva alianza cuente con la aprobación de las autoridades de competencia y pueda iniciar operaciones en abril de 2017, en el marco de un acuerdo que se extenderá a lo largo de cinco años.

Posible integración de UASC

Por otro lado, Hapag-Lloyd se encuentra actualmente en conversaciones de fusión con United Arab Shipping Company UASC, lo que supondría una capacidad adicional para la nueva alianza.

Tras el anuncio de este viernes, el transporte marítimo de contenedores estará dominado por tres grandes alianzas: la alianza 2M de MSC y Maersk, la ‘Ocean Alliance’ liderada por CGM CMA y la nueva Alianza (The Alliance).

Tras esta reordenación, sólo una de las grandes líneas, como es la alemana Hamburg Süd, no está vinculada a ninguna gran alianza, si bien aún es prematuro afirmar cómo quedará el panorama en este punto, ya que tanto ‘The Alliance’ como la ‘Ocean Alliance’ deben obtener la aprobación regulatoria.

A este respecto, ya se han producido las primeras reuniones con la Comisión Marítima Federal de Estados Unidos, así como con los reguladores chinos y Competencia de la UE.