Sean cuales sean las restricciones impuestas en zonas urbanas, los vehículos de la gama podrán desempeñar su función sin interrupciones.

Sean cuales sean las restricciones impuestas en zonas urbanas, los vehículos de la gama podrán desempeñar su función sin interrupciones.

Tras una década de ensayos en condiciones operativas reales con algunos de sus clientes, Renault Trucks ha presentado su segunda generación de vehículos 100% eléctricos, de entre 3,5 y 26 toneladas, adaptados para usos urbanos, desde el reparto y la distribución hasta la recogida de residuos.

Se trata de los modelos Master Z.E., D Z.E. y D Wide Z.E. Los dos últimos, fabricados en la planta de Blainville-sur-Orne, empezarán a comercializarse en 2019, mientras que el Master Z.E. está disponible desde 2018.

Sean cuales sean las restricciones impuestas en zonas urbanas, los vehículos de la gama podrán desempeñar su función sin interrupciones, por lo que se presentan como la solución ideal para conservar la calidad del aire y reducir la congestión, al facilitar el reparto silencioso en horarios flexibles y no producir ninguna emisión contaminante.

Autonomía y proceso de carga

Disponible en seis versiones, el Master Z.E. está perfectamente adaptado al reparto de última milla y permite al conductor acceder a todas las zonas urbanas, incluso a aquellas con restricciones de circulación.

El proceso de carga de las baterías dura seis horas y el volumen de carga es idéntico al de un Master diésel. Además, está equipado de serie con una cámara de visión trasera, un radar de retroceso y un retrovisor sin ángulos muertos.

En cuanto al Renault Trucks D Z.E. estará disponible en versión de 16 toneladas, optimizada para los usos de distribución urbana y distribución en condiciones de temperatura controlada. En su caso, el D Wide Z.E. estará disponible en una versión de 26 toneladas adaptada para la recogida de residuos.

La autonomía de los camiones medianos de la gama Z.E. puede alcanzar hasta los 300 kilómetros, en función del uso y de la configuración de la batería. El fabricante propondrá diferentes variantes de autonomía a fin de adaptarse lo más posible al uso de los clientes.

En corriente continua, las baterías de iones de litio del D y el D Wide pueden recargarse completamente en una o dos horas, mediante un conector Combo CCS de 150 kW. Ambos vehículos están equipados con una toma de fuerza con una interfaz mecánica estándar.