Los trabajadores de la empresa de Amarre de Barcelona han presentado un preaviso de huelga indefinida a partir del próximo 17 de enero.

Con esta medida se quiere protestar por la falta de efectivos suficientes para cubrir las necesidades del servicio, solicitar la unificación de salarios de toda la plantilla para evitar la doble escala salarial, además del incremento salarial del IPC del año 2021, para el año 2022, así como un incremento del 4% mínimo para el año 2023 sobre las tablas del 2022, algo que se reclama para todos los trabajadores, ya que los que son de Cemesa tienen congelados sus salarios desde el año 2012.

De igual modo, como señala Coordinadora en un comunicado, otro de los puntos que se añaden es el pago por la realización de los servicios auxiliares, actividad que no está contemplada en el convenio, así como el pago por la polivalencia.

Además, los trabajadores de Amarre de Barcelona también señalan otras carencias referidas a la unificación de las condiciones de la incapacidad temporal y el desacuerdo en la organización de los turnos, mientras que se oponen frontalmente a una subrogación al uso, es decir, en función de cada una de las condiciones que tiene la empresa de origen.

Al tiempo, los representantes sindicales pretenden negociar un convenio provincial que, a su juicio, sería una solución presente y futura para evitar conflictos entre patronal y sindicatos, además de afianzar la actividad empresarial en el amarre.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px