Los armadores de la Unión Europea estiman que la Comisión debería introducir una serie de objetivos destinados a los proveedores de combustible con el fin de facilitar el acceso a combustibles de bajo y cero emisiones de carbono para el transporte marítimo.

Para ello, Ecsa pide cambios en la Directiva de energías renovables para incentivar que los proveedores de combustible incluyan un cierto porcentaje de combustibles menos contaminantes en su oferta mediante la introducción de objetivos secundarios y un multiplicador más alto.

De igual modo, también se pide el establecimiento de un fondo cuyos ingresos se destinen a financiar proyectos de I+D , con la intención de cerrar la brecha de precios que existe entre los combustibles nuevos y convencionales.

Así pues, los armadores de la Unión piden a las autoridades que dirijan su regulación a los productores de combustibles, más que a los barcos, que, a su juicio, son simplemente los usuarios de estos combustible.

Ecsa estima que la Comisión debería tener este aspecto presente de cara a la próxima propuesta para regular los combustibles del transporte marítimo, toda vez que, en su opinión, presentar un estándar de combustible como requisito para los buques perturbaría gravemente el mercado de abastecimiento de combustible y sería difícil de aplicar.