Durante los últimos 12 meses ha aumentado la demanda de fuelóleo con alto contenido de azufre, HSFO, como combustible para buques. En concreto, en el mes de marzo se ha registrado la mayor demanda desde enero de 2020, según los datos que recoge Anave en su último boletín mensual.

Esto corresponde, como explican desde el Grupo VPS, a un mayor uso de los ‘scrubbers’ para cumplir con los límites de azufre establecidos por la Organización Marítima Internacional.

La diferencia de precio entre el HSFO y los combustibles con bajo o muy bajo contenido en azufre, por encima de los 100 dólares por tonelada, permite que la inversión que supone la instalación de un sistema de depuración de gases de escape se pueda amortizar relativamente pronto.

La demanda de HSFO sigue siendo mucho menor que la anterior a la entrada en vigor de los límites de azufre de la OMI, pero el número de buques equipados con ‘scrubbers‘ se duplicó en los 13 meses posteriores a su entrada en vigor.

En la actualidad, existen 4.006 buques equipados con este sistema, frente a los 2.010 de enero de 2020. Un 30,5% del tonelaje total de buques con ‘scrubbers‘ pertenece a petroleros de crudo y un 13,8% a petroleros utilizados para el uso de otros productos.

La previsión es que la demanda de fuelóleo con alto contenido en azufre y el uso de sistemas de depuración de gases de escape se mantenga hasta que combustibles como el amoniaco o el hidrógeno, tengan una mayor difusión y cambie la normativa.