El comercio mundial de mercancías se está desacelerando, a causa de las interrupciones de la producción y los cuellos de botella que comprimen las cadenas de suministro en sectores críticos que reducen el crecimiento y enfrían la demanda de importaciones, según el último Barómetro del Comercio de Bienes de la Organización Mundial del Comercio.

Este indicador adelantado compuesto proporciona información en tiempo real sobre la trayectoria del comercio de mercancías, de tal modo que la última lectura del barómetro ofrece un registro de 99,5 puntos, muy cerca del valor medio de cien, aunque lejos del anterior índice, de 110,4 puntos.

Según la OMC, las dificultades que se viven en algunos de los principales puertos del planeta y las interrupciones en diversos segmentos de producción industrial, como la automoción o los semiconductores, han contribuido al descenso del barómetro.

Además, ahora se da la circunstancia de que la demanda de bienes también parece estar disminuyendo, como lo ilustra la caída de los pedidos de exportación.

En este sentido, el enfriamiento de la demanda de importaciones podría ayudar a aliviar la congestión en los puertos, aunque, al tiempo, el organismo internacional considera poco probable que se eliminen los retrasos y los retrasos mientras el movimiento de contenedores mantenga su actual dinamismo.

Con más detalle, el índice de transporte marítimo de contenedores se ha colocado en los 100,3 puntos, en línea con el resto de indicadores, mientras que el índice de carga aérea, con 106,1 puntos, mantiene su firmeza, impulsado por una fuerte demanda que busca alternativas a la congestión marítima.

Las perspectivas para el comercio mundial siguen viéndose ensombrecidas por diversos riesgos, como las disparidades regionales, la continua debilidad del comercio de servicios y el retraso de las tasas de vacunación, especialmente en los países pobres.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px