Las alteraciones de los flujos en los servicios internacionales de transporte marítimo de contenedores se reflejan en un espectacular aumento de los pedidos de portacontenedores tanto nuevos, como de segunda mano.

En concreto, durante la primera mitad de 2021, los datos de la consultora VesselsValue indican que se han pedido un total de 286 buques de este tipo en todo el planeta, lo que implica un crecimiento de un 790% con respecto al primer semestre del año pasado.

Seaspan, Evergtreen, CMA-CGM y Wan Hai Lines son las navieras que copan la mayor parte de estos pedidos, mientras que por tamaño, parece que las preferencias del mercado se decantan por los portacontenedores New Panamax que acumulan 112 nuevos pedidos en el semestre, seguidos de los buques Panamax, con 56.

En este mismo sentido ascendente, la compra de portacontenedores de segunda mano también presenta un ascenso anual en la primera mitad del año de un 780% anual.

Ante esta situación se está produciendo un incremento en paralelo de los precios de estos buques, como respuesta a los incrementos en los fletes que se están produciendo a causa de la congestión existente en diversos puertos y la falta de capacidad, de tal manera que un portacontenedores Panamax con quince años de antigüedad ha pasado de costar veinte millones de dólares a finales de marzo a los 48 millones de dólares en estos momentos.

Así mismo, VesselsValue calcula que si un portacontenedores Panamax generaba unos ingresos diarios de 19.000 dólares diarios a comienzos de 2021, unos 16.143 euros al cambio, ahora ese volumen se ha disparado hasta los 45.000 dólares al día, unos 38.232 euros al cambio.