Los estibadores portuarios se sienten «engañados» por el Gobierno, con la aprobación este pasado sábado, del nuevo real decreto para la reforma de la estiba portuaria, que «no garantiza el empleo de los estibadores«.

Por este motivo, según han reiterado en la rueda de prensa ofrecida este lunes, se mantienen las ocho jornadas de huelga, previstas a partir del 24 de mayo, anunciadas el pasado sábado y amenazan con ampliar las medidas de presión.

Además, los sindicatos van a pedir al resto de grupos políticos el rechazo a la reforma, como ya ocurrió el 16 de marzo cuando el Congreso no convalidó la primera propuesta de reforma del sector del Ejecutivo.

La iniciativa, plasmada en el RD aprobado el pasado viernes, que el Gobierno planea llevar este jueves al Congreso para su convalidación, no cumple con la principal demanda de los estibadores, «prometida por el ministro de Fomento, como era la de garantizar el empleo de los actuales trabajadores«, ha apuntado Antolín Goya, representante del sindicato Coordinadora.

Goya ha insistido en que el decreto ley “esconde un expediente de regulación de empleo para más de 6.000 trabajadores organizados y con capacidad de negociación colectiva«.

Por ello, el sindicato ha recordado que mantendrán la huelga de ocho jornadas alternas, previstas para los días 24, 26, 29 y 31 de mayo en horas impares, además de los días 2, 5, 7 y 9 de junio, como única alternativa legal que les queda.

Con estas medidas de presión, los estibadores pretenden “que el Gobierno cumpla su palabra, ejerza su responsabilidad y se siente de manera directa a negociar para alcanzar un acuerdo que permita que se acate la sentencia sin despidos«.

Por ello, responsabiliza al ministro de Fomento del conflicto en los puertos «si no se aviene a cumplir aquello con lo que tantas veces se ha comprometido«.

Avances positivos

A pesar de todo, Goya ha reconocido que hay algunos avances positivos, como son la formación, al incluir un periodo de prácticas específico en los puertos, el mantenimiento de los ámbitos de actuación de los estibadores portuarios, relativo a la recuperación de la exclusividad en la carga y descarga de vehículos nuevos, y la supresión de la bonificación de los contratos temporales.

Sin embargo, creen que lo más importante sigue sin aparecer, como la forma en que se garantizarán los puestos de trabajo actuales. Según los trabajadores, el decreto va más allá de lo que dice la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

«El Gobierno se equivoca en las formas y el contenido«, ha insistido Goya.