Comisiones Obreras y UGT de la Comunidad Valenciana plantean próximas movilizaciones para protestar por lo que estiman un bloqueo del convenio colectivo de navieras, consignatarias y estibadoras, que achacan a «la cerrazón de la patronal».

La situación se traduce en divergentes puntos de vista en relación con los incrementos salariales a aplicar en el convenio colectivo, a la luz de la actual situación de crisis sanitaria y con el drámatico y reciente precendente del impacto de la huelga de la estiba en el puerto de Bilbao.

En este sentido, ambos sindicatos tachan de «ridícula» la propuesta de incremento salarial empresarial, con incrementos del 0,9% para 2020 y del 0,6% para 2021, al tiempo que exigen incrementos del 2% anual para cada uno de los años 2020 y 2021.

Argumentan, como explica Comisiones Obreras que «la actividad en el puerto de Valencia durante el 2020 ha superado la del 2019, y según sus propias previsiones el 2021 superará también el 2020», por lo que, según la central sindical, «es evidente que el transporte de mercancías en general y el marítimo en particular no se han visto prácticamente afectados (salvo alguna excepción) por la pandemia y el consiguiente estado de alarma decretado».

Consecuentemente, los representantes de los trabajadores reclaman «incrementos acordes a las cargas de trabajo que han asumido durante el 2020 e incrementos similares a los aplicados en sectores estrechamente vinculados a la propia actividad del puerto tales como el transporte de mercancías por carretera o transitarias».