Diez días después de que el virus Petya obligase a cerrar varias terminales en todo el mundo de APM Terminals, entre ellas las de Algeciras y Barcelona, el ciberataque aún afecta a la naviera Maersk.

Aunque los sistemas «críticos» para el negocio de Maerk y los canales on-line ya están funcionando, existen algunas áreas donde aún se debe avanzar, según señalan desde la naviera.

La naviera ha avisado a sus clientes de que experimentarán «una respuesta más lenta de lo normal» en los nuevos contratos. Además, la gestión de importaciones «aún no ha logrado volver a los niveles que debiese estar», reconocen.  

Los clientes de Maersk aún no tienen una visibilidad total de la carga que está en manos del primer operador del mundo. Aunque muchas de las aplicaciones clave (reservas/bookings, instrucciones de entrega, impresión de BLs, etc) ya se encuentran disponibles en la plataforma on-line de la naviera, Maersk no ha habilitado las aplicaciones de monitoreo de carga (track and trace) «debido a un significativo número de estados de tránsito que aun están pendientes».  

Si bien las operaciones de los buques y movimientos de carga «casi no se vieron afectadas» durante el periodo de disrupción, la compañía no pudo cargar las ubicaciones de los envíos en el sistema. La naviera sigue trabajando para completar la actualización y habilitar la aplicación y aportar total visibilidad a sus clientes.

Problemas con la publicación de tarifas

Otro de los problemas que está experimentando la naviera es que sus líneas centrales de servicio al cliente no están 100% operativas en todo el mundo. Sin embargo, en los lugares en que esto sucede, la naviera ha facilitado vía on-line un teléfono alternativo a sus clientes.

Por otra parte, la naviera tampoco ha podido establecer un proceso de difusión de precios para aquellos clientes que embarcan con tarifas de corto plazo. En este sentido, desde Maersk aseguran que respetarán todas las tarifas comunicadas y se asegurarán de que todos los cambios se vean reflejados, incluso retroactivamente.

En el seno del grupo esperan resolver todos estos problemas a principios de la próxima semana.