La crítica situación en que se encuentran el millar de transportistas autónomos dedicados al transporte de portavehículos en España, fué el desencadenante hace un mes para que su asociación representativa Transportave, integrada en Fenadismer, lanzase un ultimátum a las empresas cargadoras, principalmente operadores logísticos y grandes flotistas que controlan dicho subsector de transporte.

Se reclamaba tanto la adopción de un paquete urgente de medidas de supervivencia de su actividad, tanto en sus condiciones económicas, adaptándolas a la continuada subida del precio del carburante experimentada en el último año, y que se ha visto agravada recientemente el último año, como en el desarrollo de sus condiciones de trabajo.

La negativa de los clientes de los transportistas a sentarse a negociar, ha motivado que la multitudinaria asamblea extraordinaria celebrada este pasado sábado en Madrid haya acordado por unanimidad la convocatoria de un paro nacional indefinido del sector del transporte de portavehículos al que están convocados los más de 3.000 vehículos de transporte dedicados a este subsector de actividad, cuyo inicio está previsto para el lunes 7 de marzo.

La industria se verá afectada

Esta medida de fuerza afectará fundamentalmente a las operaciones de distribución tanto a nivel nacional como internacional que llevan a cabo las 17 plantas de fábricas de automoción situadas en España, afectadas desde hace meses por la crisis de suministros que ha supuesto a su vez la adopción de EREs y una disminución en producción, que según los datos ofrecidos por Anfac, ha sufrido una reducción de más de un tercio respecto a 2019.

Esta situación ha llevado a los centros de producción de automóviles situados en España a adoptar medidas especiales, como la suspensión temporal de las líneas de producción y la puesta en marcha de expedientes temporales de regulación de empleo hasta que la falta de semiconductores se resuelva, lo que no se producirá previsiblemente hasta el primer semestre de 2022.

España es actualmente el segundo mayor fabricante de automóviles de Europa y el noveno a nivel mundial.