francia huelga puerto

El cierre de la actividad portuaria está impidiendo la entrada y salida de mercancías.

La huelga de 72 horas convocada por los sindicatos de trabajadores portuarios en los principales puertos franceses, en protesta por la intención del gobierno galo de retrasar su edad de jubilación, está ocasionando «gravísimos perjuicios económicos» a las empresas de transporte españolas, según denuncia Fenadismer.

El fuerte impacto de las movilizaciones, que se llevan sucediendo intermitentemente desde diciembre de 2019, supone en algunos casos unas pérdidas del 50% de la facturación mensual de los transportistas, dado que el cierre de la actividad portuaria está impidiendo la entrada y salida de mercancías, produciéndose también bloqueos en algunas carreteras de acceso a las instalaciones.

Miles de camiones están encontrando problemas para acceder a los puertos, algunos de ellos muy afectadas por los bloqueos, como Brest, Burdeos, Dunkerke, La Rochelle, Le Havre, Lorient, Nantes Saint-Nazaire, Saint Malo y Rouen en la fachada atlántica, y Marsella-Fos en el Mediterráneo.

También algunos de carácter regional, como el de Bayona, están sufriendo esta situación, aunque afortunadamente el puerto de Calais, que es el que conecta todo el tráfico de mercancías con Reino Unido, está entre los menos afectados.

Este viernes 24 de enero, el Consejo de Ministros francés analizará el proyecto de reforma de las pensiones y se ha convocado una huelga general que amenaza con bloquear no solamente los puertos, sino los transportes públicos y las infraestructuras.