En el contexto de la pandemia causada por el Covid-19, Maersk ha adoptado algunas decisiones para mantener su posición a nivel operativo y financiero, prestando un servicio sólido y fiable a sus clientes. En este sentido, es importante destacar que sus buques siguen funcionando, los puertos están operativos y el comercio internacional sigue su curso.

No obstante, la naviera está adaptando su red de servicios a la demanda existente, para lo que mantiene una fluida comunicación con sus clientes y equipos. Además, hace lo posible por avisar a los cargadores con tiempo de cualquier cambio, para que puedan realizar los ajustes necesarios.

Desde que comenzó la crisis sanitaria, el operador está sufriendo algunas disrupciones en sus operativas que escapan a su control, pues para empezar se enfrenta a una reducción de su plantilla por las obligadas cuarentenas. Esto, en ocasiones, está llevando a algunos problemas de congestión.

Por ello, están animando a sus clientes a minimizar su estancia en los puertos y la detención de los contenedores para minimizar el riesgo de congestión y mantener un correcto flujo de mercancías, así como el ritmo normal de las operaciones.

Así, ha habilitado una sección específica en su web para que puedan consultar los ajustes de servicio y encontrar soluciones alternativas para resolver los posibles inconvenientes, como dejar la carga en un hub de transbordo antes de enviarla a su destino final. También trabajan junto al resto de actores de la cadena logística, desde terminales hasta cargadores, para ofrecer una mayor fluidez en el transporte de la mercancía.