Maersk espera en 2022 un comportamiento plano del transporte marítimo de contenedores

Maersk rebaja sus expectativas y espera un comportamiento plano del mercado mundial de transporte marítimo de contenedores este 2022 en un contexto de fuertes incertidumbres políticas y económicas.

Miércoles, 04/05/2022 por CdS

Los fletes se han mantenido altos en los tres primeros meses de 2022.

Maersk estima que los fletes se han mantenido altos durante los tres primeros meses de 2022 debido al brote de covid en Shanghai y a la escasez de capacidad.

Ambas circunstancias provocan, a juicio de la naviera danesa, un impacto en la oferta de servicios logísticos, que se ve alterada por diversos cuellos de botella que dificultan su normal funcionamiento.

En esta línea, según los cálculos del grupo la demanda mundial de transporte marítimo de mercancías en contenedores ha dismunido un 1,2% anual en el período, mientras que, por contra, los volúmenes globales de carga aérea se han incrementado en un 2,9%.

Maersk estima que los flujos comerciales de mercancías se han aplanado durante el primer trimestre de 2022 en las rutas que unen el lejano Oriente con América del Norte y Europa.

Así mismo, de manera particular, la invasión rusa de Ucrania está teniendo un impacto negativo en los flujos comerciales y la confianza del consumidor en Europa.

Con todo ello, la naviera espera que la demanda global de servicios de transporte marítimo de contenedores presente este ejercicio una variación que oscilará entre un crecimiento de un punto porcentual y un retroceso de igual cuantía, aunque, al tiempo, estima una demanda más sólida para servicios logísticos.

Hasta ahora, Maersk manejaba un crecimiento de entre dos y cuatro puntos porcentuiales en el transporte marítimo de contenedores para este 2022, con lo que el nuevo dato refleja un empeoramiento de sus perspectivas, en consonancia con el panorama político y económico mundial.

En este contexto, el grupo escandinavo también ve muchas incertidumbres en el pronóstico, así como en la evolución de los fletes de cara a los próximos meses, especialmente por la evolución de la crisis sanitaria en China, la invasión rusa de Ucrania, las tensiones inflacionistas y los estrangulamientos que viven las cadenas de suministro.