A.P. Moller Maersk, grupo danés que integra al terminalista APM Terminals y al operador marítimo Maersk Line, ha decidido separar los negocios que agrupa el holding en dos divisiones independientes, ‘Transporte y Logística’ y ‘Energía’.

La reestructuración estratégica en la que la compañía lleva meses trabajando termina, así, con las empresas Maersk Line, APM Terminals, Damco, Svitzer y Maersk Container Industry que se integran en la división ‘Transporte y Logística’ y las empresas Maersk Oil, Maersk Drilling, Maersk Supply Service y Maersk Tankers, que constituyen la división de ‘Energía’.

Pilares para el crecimiento

La estrategia de la división logística se asentará sobre tres pilares con los que el grupo quiere «generar un crecimiento rentable a largo plazo», según señalan desde el holding.

La oferta se verá optimizada con las capacidades combinadas de Maersk Line, APM Terminals y Damco en lo que respecta a las nuevas tecnologías, mientras que las empresas de transporte podrán crear sinergias y optimizar sus operaciones al operar con una sola entidad.

En lo que respecta al crecimiento de las compañía, «las adquisiciones serán la opción preferida», apuntan desde el grupo danés, en el que «garantizarán la disciplina de capital y la mejor utilización de los activos».

El holding también proyecta estrategias individuales para cada empresa. Así, Maersk Line «aumentará su cuota de mercado de forma orgánica y a través de nuevas adquisiones«, mientras que APM Terminals «se centrará en la optimización de costes y la excelencia operativa» para satisfacer a antiguos y nuevos clientes.

Por otro lado, las estrategias de Damco, Svitzer y Maersk Container Industry irán enfocadas a la colaboración con naviera y terminalista para explorar nuevas soluciones innovadoras.

Con la actuación puesta en marcha este jueves 22 de septiembre, el grupo danés espera un crecimiento de los ingresos y la rentabilidad y una mejora en los márgenes operativos.