Maersk estima que el bloqueo del Canal de Suez seguirá afectando a las escalas de su flota en los puertos hasta mayo, hasta que los servicios vayan retomando sus esquemas horarios habituales.

En un escenario alterado, la naviera trabaja para recuperar la normalidad en sus rutas, en un contexto marcado por las alteraciones que se viven en el movimiento internacional de contenedores, especialmente por lo que respecta al reposicionamiento de los vacíos.

Para seguir atendiendo las necesidades de los clientes, frente a las condiciones del mercado condicionadas tanto por la pandemia global como por el bloqueo de embarcaciones en el Canal de Suez, el grupo danés está acelerando la incorporación de nuevos contenedores para el transporte de carga seca en su flota.

En concreto, Maersk espera que antes de mitad de año haya sumado alrededor de 260.000 nuevos TEUs.

Con anterioridad, la naviera ha añadido otros 400.000 TEUs a su flota en el período que ha transcurrido entre julio de 2020 y enero de este mismo año.

Maersk estima que la actual situación mantendrá el nivel de tensión en las cadenas de suministro internacionales hasta el tercer trimestre, toda vez que, a su juicio, siguen existiendo cuellos de botellas en los puertos e infraestructuras, por lo que, según la opinión de sus expertos, es probable que persistan las demoras en los tráficos de mayor demanda.