La carga aérea es un elemento crucial para potenciar la flexibilidad y agilidad de las cadenas de suministro mundiales, ya que permite a las empresas realizar más fácilmente envíos que deban ser entregados en un plazo corto de tiempo y proporciona diversas opciones para la carga de gran valor.

Por ello, con la intención de reforzar sus servicios, Maersk comprará Senator International, un transitario alemán de renombre a nivel internacional con una potente oferta en el ámbito de la carga aérea, que opera en Europa, Asia, Sudáfrica y América.

Actualmente, ofrece 19 vuelos semanales con su propia red, pero su adhesión al grupo danés le permitirá ampliar su capacidad, tanto en el mercado de la carga aérea como en otros modos de transporte.

El precio final de la transacción, que está previsto que se cierre en el primer semestre de 2022, se sitúa en torno a los 644 millones de dólares. Con ello, Maersk busca gestionar a través de su propia red aproximadamente un tercio de su tonelaje anual transportado por vía aérea.

También ampliará su flota de aviones, con tres Boeing 767-300 alquilados que empezarán a operar en 2022 y dos de Boeing 777F de nueva construcción que se entregarán en 2024. Para gestionar esta capacidad añadida, cuenta con la aerolínea Star Air, perteneciente al grupo, que se convertirá en un vehículo clave para respaldar su oferta.

A nivel de sostenibilidad, la intención del grupo respecto al segmento del transporte aéreo es similar a la del transporte marítimo, pues ya está iniciando colaboraciones con operadores que ofrecen soluciones basadas en SAFTambién se ha comprometido a explorar el uso de combustibles neutros en carbono para la flota de aviones operada por Star Air.