La elevada demanda ha forzado a la empresa a prorrogar hasta final de año la conexión de Vigo con Algeciras, ya que Maersk acaba de confirmar que mantendrá su servicio en Vigo al menos hasta final de año, según un comunicado de la empresa danesa a sus clientes.

De esta manera, se mantienen los servicios en Vigo en 2016, en contra de los temores iniciales cuando se conoció que se había concedido el servicio a Pérez Torres, en el puerto de Marín.

En estos meses de incertidumbres y negociaciones, Maersk sólo ha dejado de atender en Vigo la línea del Sur de Atlántico, con un buque oceánico con congelado desde Sudáfrica, que ahora recala directamente en Marín, aunque con muy reducida ocupación a un ritmo de apenas 1.600 toneladas de media en cada operativo, y unos 50 depósitos de mercancía, tal y como informan en ‘Diario Atlántico’.

Sin embargo, Maersk sí que ha decidido potenciar sus tráficos feeder, con barcos de cabotaje desde Algeciras a Vigo y también a Marín, con el resultado en estos primeros meses de que si bien en el puerto de la Ría de Pontevedra apenas deja carga en su rotación, en Vigo descarga 700 contenedores de media.

El resultado de todos estos movimientos y trasvases de escalas para el puerto vigués ha sido, por el momento, de un incremento de un 3% en el tráfico de contenedores en Termavi en los seis meses de 2016.

Expediente informativo a la estiba

El presidente del puerto Enrique López Veiga se muestra satisfecho de la decisión de la naviera, aunque el principal problema de los altos costes de la estiba persiste y si no hay acuerdo Maersk se podría terminar yendo.

De momento y para evitar males mayores, la Autoridad Portuaria de Vigo ha decidido abrir un expediente informativo a las empresas de la estiba, como paso previo a un posible expediente sancionador, a fin de determinar “posibles responsabilidades si las hubiera”.