La danesa Maersk aún tiene buques escalando en puertos rusos para entregar los contenedores que habían sido encargados antes de la invasión de Ucrania y recoger alrededor de 50.000, la mayoría vacíos.

Por el momento, la naviera no acepta nuevas reservas para envíos hacia o desde Rusia, pero tiene allí todas estas unidades de su propiedad que necesita para sus operaciones y no están dispuestos a dejarlas en el país, tal y como recoge Gcaptain.

El operador, que también está intentando sacar contenedores de allí por ferrocarril, probablemente no pueda entregar en Rusia todos los que se habían reservado antes del inicio de la guerra por los cuellos de botella que se están generando en los puertos rusos.

Durante muchos años, Rusia ha sido un mercado importante para el grupo. De hecho, el 2,5% de sus ingresos totales en 2021 procedían de este país, donde opera rutas hacia San Petersburgo y Kaliningrado en el Mar Báltico, Novorossiisk en el Mar Negro, y Vladivostok y Vostochny en la costa este de Rusia.

Activo en Rusia desde el año 1992, ya ha confirmado que va a vender todos sus activos en la zona, incluyendo su participación del 30,75% en el operador portuario Global Ports Investments, cuyos accionistas incluyen a la empresa estatal nuclear Rosatom y el empresario ruso Sergey Shiskarev.

«Rusia ha sido durante muchos años un amplio e importante mercado para Maersk, pero obviamente no podemos continuar operando infraestructuras críticas en el país como si nada hubiera pasado«, ha dicho el presidente ejecutivo, Soren Skou, que cree que no podrán volver a hacer negocios allí en muchos años, pero afirma que es un precio que están dispuestos a pagar.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110