El fabricante alemán de vehículos industriales MAN, perteneciente al grupo Volkswagen, recortará hasta 9.500 puestos de trabajo en todo el mundo, como parte del proceso de reorganización orientado a mejorar su rentabilidad, según informó la empresa.

Esta reorganización del negocio conllevará la reestructuración de todas las áreas de negocio de MAN Truck & Bus, incluyendo la red de desarrollo y producción, con los consiguientes recortes de empleo tanto en Alemania, como en Austria y en otros países.

El objetivo de este reposicionamiento es alcanzar un retorno operativo sobre las ventas del 8% para el ejercicio 2023, para lo que se van a adoptar medidas que permitan mejorar el resultado operativo hasta los 1.800 millones de euros.

«El proceso de reorganización previsto requerirá una reestructuración fundamental de todas las áreas del negocio de MAN Truck & Bus, incluida la reorganización de la red de desarrollo y producción, así como importantes recortes de puestos de trabajo«, ha explicado un portavoz de la empresa integrada en el Grupo Volkswagen.

En esta línea, el fabricante de vehículos industriales planea realizar una reubicación parcial de algunos procesos de desarrollo y producción y estudia un cierre temporal de las instalaciones de Steyr en Austria y Plauen y Wittlich en Alemania.

La corporación estima que estas medidas conlleven unos gastos de reestructuración que podrían situarse en el rango de «tres dígitos» de millones de euros. La dirección de la empresa tiene previsto iniciar las negociaciones con la representación de los trabajadores lo antes posible.

La pandemia por el Covid-19 le ha pillado al fabricante de Munich en pleno proceso de renovación de la gama de camiones, que fue presentada internacionalmente en Bilbao, en el pasado mes de febrero y que ha supuesto además de una fuerte inversión en los últimos años, la transformación de la compañía para afrontar esta nueva etapa.