Mercadona ha terminado los trabajos de ampliación de su bloque logístico del municipio alicantino de San Isidro, con una inversión final de 98 millones de euros.

Las labores incluyen la construcción de una nueva nave que ocupará 53.000 m² sobre una parcela de más de 83.000 m² de superficie ubicada en el polígono industrial La Granadina frente a la actual nave de congelado, línea del pan y refrigerados de su instalación.

La construcción de la nueva nave se inició en mayo de 2018 y se ha abordado en dos fases. Una primera que está en marcha desde noviembre de 2019, en la que se ubica el almacén del pescado.

Así mismo, la segunda fase que acaba de entrar en funcionamiento comprende los productos perecederos de la valenciana, principalmente carne, fruta y verdura.

Esta área de frescos cuenta con un sistema automatizado de picking con puente grúa para el almacenaje y preparación de palets de carne, fruta y verdura, que elimina la manipulación y los sobreesfuerzos por parte de los trabajadores en todo el proceso, al tiempo que garantiza la correcta manipulación de los productos.

Esta nueva nave vendrá a sumarse al conjunto del bloque logístico que opera desde el año 2002 en el polígono industrial La Granadina en San Isidro, desde el que se abastece a 174 supermercados de la enseña levantina en las provincias de Alicante, Albacete y Cuenca, así como a toda la Región de Murcia.