La electrificación de las furgonetas no está reñida con su adaptación a diversas aplicaciones, como los servicios de emergencia. Así se ha expresado Andrés Orejón, director general de Mercedes-Benz España, en la presentación de las 115 ambulancias eléctricas de la marca que pondrá en servicio Grup La Pau.

Con estos vehículos, se pretenden atender las necesidades de transporte sanitario programado de pacientes no urgentes del Departamento de Salud Vasco en Álava y Vizcaya, por ejemplo a centros de diagnóstico, tratamientos o consultas, aunque también altas hospitalarias.

Esta flota eléctrica de ambulancias, que es la mayor de Europa según la marca, está compuesta por 30 eVito furgón, 14 eVito Tourer y 71 eSprinter, todas ellas transformadas para cubrir las necesidades específicas de este tipo de servicio.

Esto demuestra el amplio espectro de alternativas posibles de soluciones en furgonetas 100% eléctricas, pudiendo utilizarse dependiendo del modelo para el transporte de mercancías refrigeradas, desplazamientos de larga distancia, o transporte de personas con movilidad reducida, por ejemplo.

Asimismo, se han tenido en cuenta las particularidades de los vehículos eléctricos para poder ofrecer la misma operatividad que un vehículo de combustión con el mismo confort, seguridad y prestaciones.

En este sentido, la instalación de las baterías debajo del piso del vehículo permiten seguir ofreciendo el mismo espacio de carga y habitabilidad que los vehículos de combustión.

La implicación del concesionario Mercedes-Benz Aguinaga de Vizcaya ha sido determinante para la consecución de este proyecto. En cuanto a la logística de carga, es posible gracias a la participación de Iberdrola y Euskabea, pues se han instalado 95 puntos de recarga para el suministro de energía certificada 100% renovable.