Mercedes-Benz Vans ha presentado su prototipo Vision Van, la furgoneta con la que quiere revolucionar el transporte urbano y, especialmente, el reparto de última milla, una actividad en la que podría aumentar la productividad hasta en un 50%.  

Se trata de un vehículo eléctrico, con un espacio de carga automatizado y drones de reparto integrados,  totalmente interconectado con el entorno. Este conjunto de características, según el fabricante, definirán el catálogo de prestaciones y soluciones de las futuras generaciones de furgonetas.

La Vision Van destaca por su interconexión de informaciones y tecnologías. Es la primera furgoneta del mundo capaz de asumir como solución cabal todas las funciones de una cadena de proceso completamente digitalizada e interconectada, desde el centro de distribución de mercancías hasta el destinatario.

Cuenta con un espacio de carga completamente automatizado, drones integrados para la entrega autónoma y un moderno mando por joystick. La propulsión eléctrica de la Vision Van, la base de una distribución de paquetes sin emisiones locales, desarrolla 75 kW de potencia y alcanza una autonomía de hasta 270 km.

El motor eléctrico permite, por un lado, acceder a aquellas zonas urbanas con restricciones a vehículos diésel y, por otra parte, el menor nivel de ruido le hace idónea para la entrega a última hora de paquetería o la distribución nocturna de mercancías

Un vehículo interconectado…

El prototipo de Mercedes-Benz dispone de un software de gestión basado en una nube de datos que se combina con el hardware ideal para distribución. De este modo, interconecta en red numerosas tecnologías innovadoras y se convierte en un elemento central inteligente de una cadena de reparto plenamente interconectada.

Con ayuda de algoritmos avanzados se controlan la preparación y la carga de los bultos, la gestión completamente automatizada del espacio de carga de la furgoneta y la planificación de la ruta para el vehículo y para los drones de reparto. 

La furgoneta del futuro de Mercedes no tiene ni volante ni pedales

La furgoneta del futuro de Mercedes no tiene ni volante ni pedales

En el proceso en el que participa la furgoneta, los envíos se preparan automáticamente en el centro logístico y se almacenan en un sistema especial de estanterías. Vehículos de transporte no tripulados cargan las estanterías en la furgoneta utilizando un procedimiento automatizado especial, denominado One Shot Loading o carga en una sola operación.

…que también envía drones…

Posteriormente, la gestión inteligente del espacio de carga selecciona los paquetes para la entrega manual una vez que la furgoneta ha llegado al punto de descarga, y los entrega al repartidor mediante una esclusa interna en la cabina. En paralelo, el sistema carga dos drones con una carga útil de 2 kg cada uno para su entrega autónoma dentro de un radio de 10 km.

La concepción de este prototipo fusiona inteligencia, eficiencia e interconexión en red. Por ejemplo, el vehículo utiliza visualizadores LED en la parte delantera y trasera para transmitir información a su entorno, emitiendo indicaciones de advertencia cuando despegan los drones de reparto, cuando se detiene el vehículo o cuando el repartidor baja de la cabina.

El diseño interior apunta al futuro con una reducción extrema a elementos funcionales. Los diseñadores han renunciado al volante, los pedales y la consola central para configurar un concepto de conducción Drive-by-Wire mediante un joystick, creando de ese modo nuevos espacios y aumentando la libertad de configuración.

…y que se comunica con el conductor y su entorno

El tablero de instrumentos en forma de arco se extiende a lo ancho de todo el frontal y se utiliza para poner a disposición del conductor toda la información que necesita durante su trabajo. 

El vehículo se comunica con el conductor a través del piso de la cabina. Mediante un efecto especial, los indicadores LED brillan en el piso de acero inoxidable y señalizan al conductor del vehículo, por ejemplo, si puede bajarse con seguridad o se acercan peatones o ciclistas.

En la pared posterior de la cabina se encuentran la esclusa para paquetes y el terminal de información para el conductor, que pone a disposición todos los datos relevantes sobre el proceso de reparto.

Este componente se utiliza asimismo para la comunicación entre los sistemas de funcionamiento autónomo de la Vision Van y el conductor, que puede concentrarse plenamente en el reparto manual. También actúa como unidad central de control para la interconexión en red del vehículo inteligente con los sistemas automatizados y con las informaciones en torno a los pedidos.

Al mismo tiempo, la concepción del interior es aval de secuencias de trabajo más sencillas y confortables para el conductor. La supresión de elementos aumenta su libertad de movimiento, mientras que la esclusa para paquetes en el vehículo ahorra tiempo y esfuerzo a la hora de buscar y reordenar los paquetes en un espacio de carga convencional. Además, el conductor puede recoger los paquetes en una posición erguida y ergonómica.