En una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Merlin Properties reafirma en estos momentos su compromiso con sus empleados, inquilinos, clientes, contratistas y proveedores, «más allá de la continuidad y preservación de su actividad de negocio».

Dentro de su actividad en el ámbito logístico, la socimi dice estar colaborando «en buscar soluciones adicionales de espacio para nuestros clientes en caso de que fuese necesario», dentro de un escenario en el que los diferentes operadores del sector inmologístico están trabajando a gran velocidad para acomodar el pico de demanda que están experimentando.

Así mismo, la compañía no detecta incidencias en la cartera de arrendamientos netos a largo plazo.

Además, por lo que respecta a los edificios en reforma y a los desarrollos en curso, la empresa sigue adelante con las obras en aquellos activos donde está permitido.

Por otro lado, Merlin afirma que «reevaluará a futuro el inicio y los plazos de ejecución de aquellos proyectos cuyas obras aún no se han iniciado, en función de la duración de la situación de emergencia que vivimos».

De igual manera, la socimi ha realizado una primera estimación del impacto cuantitativo que la situación pudiera tener en sus resultados.

En este sentido, Merlin afirma que «considerando su política comercial en materia de bonificaciones de renta, que busca compartir la carga de la difícil situación actual con sus inquilinos en aquellos locales y negocios que no pueden abrir al público, y asumiendo que el cierre ordenado por la autoridad perdura hasta el 31 de julio, el impacto en las rentas brutas totales previstas para 2020 sería inferior al 10%«.