El Corte Inglés estudia diferentes posibilidades para reducir su nivel de endeudamiento. Una de ellas pasa por traspasar todo o una parte de sus inmuebles logísticos, con el fin de eliminar un coste fijo y convertirlo en variable, pasando a ser el arrendatario de aquellas naves que realmente necesite para el desarrollo de su actividad comercial.

En este marco, la semana pasada, Merlin Properties, comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores a través de un hecho relevante, que la socimi y El Corte Inglés «han mantenido conversaciones muy preliminares sobre ciertos activos logísticos u operaciones conjuntas en el ámbito logístico, sin que se haya alcanzado acuerdo alguno».

Con esta nota, Merlin descarta en principio que las negociaciones se extiendan también a centros comerciales, oficinas o sedes de la empresa española de gran distribución y parecen seguir la apuesta que la socimi viene realizando en el sector inmologístico, en el que supera ya los dos millones de metros cuadrados gestionados.

El Corte Inglés cuenta con una infraestructura de almacenes y plataformas que suman una superficie construida en total de más de 1,4 millones de metros cuadrados y que componen una red logística compuesta por centros de almacenamiento y distribución regionales, así como por centros de servicio local, ubicados en diferentes provincias cerca de sus establecimientos.