La naviera MSC ya empieza a pensar en la recuperación de los tráficos con Asia. De igual modo, también intenta tener en cuenta posibles incidencias que pudieran producirse en algunos puertos a la hora de mover los contenedores.

En este sentido, MSC ha puesto en marcha un servicio de carga flexible que incluye almacenamiento en contenedores en seis centros de transbordo en Asia, Medio Oriente, Europa, África y América.

El programa, dirigido a todos los cargadores de contenedores de Asia y todo tipo de carga, excepto reefer, mercancías peligrosas y carga de proyecto, garantiza que los productos se puedan enviar cerca de sus destinos lo antes posible y proporciona un flujo de carga más fácil.

En puntos estratégicos

Así pues, con el fin de cubrir la demanda de materias primas y productos terminados de Asia, MSC busca proporcionar almacenamiento en los patios de maniobra de algunos puntos estratégicos de todo el mundo para el movimiento de contenedores.

Entre ellos se encuentran los de Bremerhaven en Alemania, Busan en Corea del Sur, Puerto Rey Abdullah en Arabia Saudí, Lomé en Togo, la terminal internacional Rodman PSA Panamá en Panamá, y el aeropuerto de Tekirdag en Turquía.

Gracias a este nuevo servicio, la naviera espera generar ahorros potenciales en costes de almacenamiento en destino y, al tiempo, liberar espacio en las fábricas y almacenes de origen para evitar excesos de inventario.

De igual modo, también se prevé que se reduzca el tiempo de entrega una vez que se reanuden las operaciones en los puertos de destino