Paulatinamente se van abriendo camino nuevas soluciones de transporte intermodal de larga distancia entre Europa y Asia, que, a la vista de los recientes acontecimientos del Canal de Suez, aportan alternativas cada vez más viables, por tiempos de tránsito y frecuencia, en unos servicios estratégicos para uno de los flujos de comercio internacional más importantes y densos de todo el planeta.

En este marco, MSC ha puesto en marcha una nueva solución intermodal entre Asia y Europa disponible desde esta misma semana y que combinará en nueva oferta servicio marítimo y ferroviario con salida desde China, Corea y Japón hacia Europa, a través de los enclaves portuarios de Vladivostok y Vostochniy, que ofrecen más conexiones desde San Petersburgo hacia otros destinos en el Viejo Continente.

En concreto, MSC estima que, desde San Petersburgo, las cargas se pueden enviar directamente desde Shanghai, Ningbo, Quingdao, Busan y Yokohama a algunos de los principales centros europeos como Amberes, Bremerhaven, Rotterdam y Le Havre a través de su red europea de conexiones feeder que ofrece una amplia cobertura de puertos y conexiones terrestres en el continente.

Así pues, el servicio ofrece, por ejemplo, un tiempo de tránsito entre Shanghai y San Petersburgo de 24 días en total, de los que 13 corresponden al trayecto en ferrocarril, así como 26 jornadas desde el enclave chino a Rotterdam.