Los aviones dependen en la actualidad casi exclusivamente de combustibles fósiles para operar, lo que explica que el creciente número de pasajeros haya llevado a un aumento de las emisiones del sector.

El establecimiento de tasas al carbono, el cambio modal y la renovación de las flotas son importantes, pero para conseguir que las emisiones se reduzcan sustancialmente, es necesario sustituir los combustibles fósiles por combustibles sostenibles, conocidos como SAF.

Hasta la fecha, ninguna medida de la que se han aplicado a nivel europeo ha conseguido impulsar este cambio, pero la propuesta para la normativa ReFuelEU de la Unión Europea podría conseguirlo, según aseguran en Transport & Environment.

En este caso, se introduce una obligación para los proveedores de combustible de aumentar la proporción de SAF, ya sean biocombustibles avanzados o e-keroseno, a partir de 2025 en un 2%, llegando al 5% en 2030.

La norma excluye el uso de biocombustibles obtenidos a partir de cultivos por su impacto negativo sobre el clima y la biodiversidad. En este sentido, es especialmente importante apoyar el desarrollo del e-keroseno, que es el único tipo de combustible cuya producción puede ir aumentando de manera sostenible para satisfacer las necesidades del sector.

Al mismo tiempo, se contemplan multas para aquellos que no cumplan la regulación, que se aplica a todo el combustible vendido en la UE, por lo que cubre todos los vuelos. Esta es ya una importante distinción respecto a las medidas que se habían adoptado hasta el momento. 

También se incluye una disposición que exige a las compañías aéreas obtener en los aeropuertos de la UE al menos el 90% del combustible necesario para los vuelos dentro y desde la Unión Europea para realizar vuelos dentro y desde la UE, de modo que no puedan eludir la obligación de utilizar SAF repostando fuera del entorno comunitario.

Biocombustibles avanzados y e-keroseno

Por otro lado, la normativa que se propone pretende corregir el equilibrio entre el uso de biocombustibles avanzados y e-keroseno. Esto supone incrementar los objetivos de uso del e-keroseno en un 0,7% y reducir los de los biocombustibles avanzados en un 4,3% de cara a 2030.

Esto es importante porque los biocombustibles avanzados tienen una menor disponibilidad y muchos tipos tienen un impacto medioambiental y climático negativo. No obstante, para Transport & Environment sería importante aumentar la cuota del e-keroseno hasta el 5%.

Por otro lado, la eficacia general de ReFuelEU aumentaría si el Reino Unido se uniera a la UE con la adopción de medidas similares. La normativa deberá ser aprobada por el Consejo y el Parlamento Europeo para entrar en vigor, un proceso que podría tardar entre 12 y 18 meses.