Ford ya tiene entre sus modelos de vehículos comerciales, la tecnología híbrida enchufable en su nueva Transit Custom Plug-In Hybrid, un vehículo que incorpora un pequeño motor de gasolina que alimenta de electricidad al vehículo.

Este modelo puede cargarse con electricidad de la red para alcanzar una autonomía puramente eléctrica de hasta 56 kilómetros. De igual modo, sus ruedas delanteras son impulsadas exclusivamente por un motor eléctrico de 92.9 kW alimentado por una batería de ion-litio de 13.6 kWh, que se complementa con el motor de gasolina EcoBoost 1.0 litros.

La unidad cuenta con una carga útil neta de 1.130 kg y un volumen de carga de 6 m³, gracias a que el paquete de baterías está colocado bajo el suelo, y, aunque el modelo aprovecha el espacio a satisfacción, también presenta alguna carencia en cuanto a su rendimiento, sobre todo si se compara con modelos similares diésel. Eso sí, el paquete de baterías está cubierto por una garantía de serie de ocho años o 160.000 kilómetros recorridos.

Un puerto de carga ubicado dentro del paragolpes delantero permite que la nueva Transit híbrida se recargue en 4,3 horas utilizando una fuente de alimentación doméstica de 240 voltios y 10 amperios, o en 2,7 horas utilizando un cargador comercial, mientras que la energía eléctrica adicional es captada a través de la carga regenerativa cuando el vehículo desacelera o frena.

Así mismo, cuatro modos seleccionables eléctricos permiten al conductor elegir cómo utilizar la carga de batería disponible con el fin de proporcionar una combinación óptima de rendimiento y eficiencia, que se controla desde el interior de la cabina con un indicador de potencia/carga indica la autonomía disponible.

La Transit Custom Plug-In Hybrid estará disponible en una única variante L1 H1, con chasis Van o Kombi. El modelo Van está disponible en tres series con diferentes prestaciones.