El puerto de Motril sigue avanzando en la implementación de medidas encaminadas a mejorar el medio ambiente, con el fin de convertirse en un referente a nivel nacional en materia de sostenibilidad.

De hecho, es uno de los 15 enclaves portuarios donde la petrolera Repsol ha comenzado la distribución en camión cisterna de fueloil bajo en azufre, un combustible adaptado a las nuevas regulaciones de la OMI. Con esta gama de combustibles marinos se pretende reducir en 2020 un 3% el índice de intensidad de carbono, fomentando un transporte más respetuoso con el medio ambiente.

Además, en mayo ha adjudicado las instalaciones eléctricas para el suministro a buques de la potencia necesaria para el uso de la electricidad en los ferries de líneas regulares mientras permanecen atracados en muelle.

Las actuaciones, cuya duración se estima en ocho meses, se desarrollarán en diferentes puntos del recinto portuario, tanto de la propia Autoridad Portuaria como de la compañía eléctrica Endesa. También destacan otros proyectos, como el nuevo edificio de la Policía Nacional, energéticamente autosuficiente, igual que el que se construirá para la Guardia Civil.

Asimismo, la mejora de la movilidad, uniendo espacios para optimizar el tránsito de vehículos pesados y disminuir la huella de CO2, el cambio de luminarias por el sistema LED y los acuerdos con la Universidad de Granada para el control de la calidad del aire, el agua y los fangos son otras de las actuaciones que está desarrollando el puerto.