Baltic Dry Index, 16 de diciembre 2015

El Baltic Dry Index, que mide el precio de los fletes marítimos, ha vuelto a superar su mínimo histórico, tras tocar fondo y llegar a los 484 puntos. Esto supone la tercera vez en lo que va de año, en la que el BDI rompe soportes y rebasa, el anterior mínimo del 20 de noviembre, que estaba en los 498 puntos.

Esto supone una caída del 19% en tan solo dos semanas, con respecto al nivel en el que se encontraba el índice a principios de diciembre, cuando se recuperó un 20% de un nuevo descenso que alcanzó los 498 puntos.

Los 484 puntos contrastan con la obtenida a mediados de noviembre del 2014, cuando se superaban los 1.300 puntos, un 62% menos. Así, tras registrar entre junio y julio varias fases ascendentes, el índice encadenó una serie continuada de descensos desde los 1.200 puntos.

Esta caída se debe al estacamiento en general de la economía china y a la menor demanda interna de acero, que, por el contrario, ha conllevado a que la industria siderúrgica china aumente las exportaciones de este material con precios más bajos. Esto, a su vez, puede suponer que varios países de la Unión Europea pongan en marcha medidas restrictivas a las importaciones de China.

Los analistas apuntan que, además de la falta de demanda, durante el 2016 se producirá un aumento de la oferta, como consecuencia de las entregas previstas de 240 nuevos buques, un 16% de la flota existente, de la que tan sólo 116 buques tienen más de 20 años.

Es de esperar por lo tanto, que, al menos durante los primeros meses del nuevo año, continúen los precios evolucionando negativamente, lo que llevará inevitablemente al amarre de barcos, como medida para contener esta bajada de los precios de los fletes.