Esta misma semana, Amazon ha incrementado la participación minoritaria que tenía con anterioridad en Air Transport Service Group, una empresa norteamericana especializada en servicios de carga aérea.

Así pues, el gigante estadounidense del comercio electrónico ha ejecutado unos derechos que tenía desde 2016 para adquirir 13,5 millones de acciones de la compañía por un monto total de 131,9 millones de dólares, equivalentes al cambio a poco más de 110 millones de euros.

El movimiento se produce tras otros anteriores del e-tailer para hacerse con un hueco en el transporte de mercancía por vía aérea, en un contexto en el que este segmento vive unos momentos convulsos, sacudido por la falta de capacidad que implica la escasez de vuelos de pasajaeros, algo que, al mismo tiempo, empuja los precios de estos servicios al alza.

De igual manera, la operación también responde a la estrategia que desde hace años lleva Amazon para estrechar el control sobre su cadena de suministro, con una actividad cada vez más decidida en operaciones logísticas directas.

Los movimientos de Amazon en el segmento de carga aérea obedecen también al esfuerzo de la compañía para estar en disposición de ofrecer entregas a cada vez mayor velocidad en plazos de entre uno y dos días. La compañía también tiene derechos de compra de acciones en Atlas Air, otra compañía de carga aérea en los Estados Unidos.