El nuevo presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, Francisco Martín, se ha fijado como los principales retos de su mandato el control de la intrusión y la realización en plazo de las obras previstas, según ha informado al presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla.

La seguridad impacta directamente, según Martín, en «la posibilidad de que el puerto pierda la confianza de los operadores» y que “decidan irse a otros puertos cercanos donde tienen la seguridad garantizada”.

Con el fin de evitar las intrusiones de inmigrantes ilegales que viajan hacia el Reino Unido, el presidente del enclave solicita contar con más efectivos policiales ya que “cuando los hemos tenido se ha reducido considerablemente el número de intrusos en el puerto”.

Por otra parte, Martín ha asegurado que cumplir en plazo con las inversiones previstas “se trata también de una cuestión de confianza” con el fin de que los miembros de la comunidad portuaria puedan utilizar las obras comprometidas a su debido momento, ya que, a su juicio, “no puedes decirle a una naviera con la que te has comprometido que el muelle no está terminado porque no te van a esperar y se irán a otro puerto”.

En concreto, pretende terminar antes del final de la legislatura obras como el silo vertical de automóviles, la terminal de contenedores, el Muelle 9 de Raos o la nueva terminal de ferris que darán al puerto un aumento de su capacidad que deberá complementarse con el polígono de La Pasiega.