La naviera OOCL acaba de encargar siete mega-portacontenedores con capacidad para 23.000 TEUs, por un precio superior a los 1.100 millones de dólares.

Se construirán en astilleros de los puertos chinos de Nantong y Dalián vinculados con Cosco, ocupándose los de Nantong de tres de los buques y los de Dalián de los tres restantes. Todos ellos serán entregados entre el tercer trimestre de 2023 y el tercer trimestre de 2024.

Estas unidades se suman a otras cinco del mismo tipo que ya se habían encargado en marzo, tres de las cuales se construirán en Nantong y las otras dos en Dalián, con fecha prevista de entrega a partir de 2023.

Serán los portacontenedores más grandes de la flota del operador, superando a sus seis buques de clase G, con capacidad para 21.000 TEUs. En este caso, fueron encargados en 2015 y posteriormente se realizó un pedido adicional, que nunca llegó a materializarse por las malas condiciones del mercado y los planes de integración con Cosco.