Pese al escenario de crisis, el mercado inmologístico español sigue registrando operaciones que denotan el claro interés existente por parte de inversores nacionales y extranjeros.

En este contexto, Panattoni sigue sumando nuevas iniciativas en un sector pujante, tras anunciar su primera inversión en España a finales del pasado mes de abril, con una nave en el municipio caracense de Torija.

Tras cerrar con Gasteizko Industria Lurra la compra de dos parcelas de un total de 57.000 m² en Jundiz, Vitoria, Panattoni empezará a desarrollar próximamente un parque de dos naves logísticas multicliente de última generación a riesgo.

La apuesta por el País Vasco, se sustenta en la importancia del eje A-1, y en su cercanía y buenas comunicaciones con Bilbao, San Sebastián y Santander, y sus enlaces con el Corredor Atlántico. En las inmediaciones se encuentran la planta de Mercedes Benz y la de Michelin, por lo que estas nuevas instalaciones podrían integrarse fácilmente en el parque de proveedores de las dos plantas..

Los activos, de 19.000 y 13.000 m² de superficie construída en cada caso, estarán diseñados como plataformas de distribución y almacenaje, para poder dar cabida a varios usuarios, con módulos a partir de 1.700 m² en adelante.

Los inmubeles están concebidos para actividades de almacenaje, distribución de paquetería de comercio electrónico y reparto de última milla y contarán con una altura libre de 11 metros, con lo que podrán almacenar hasta en seis alturas.

De igual modo, ambas naves contarán tanto con muelles para la operativa de carga y descarga de camión como de furgoneta, así como con certificación energética Breeam Very Good. Estos edificios han sido diseñados

La operación ha contado con el asesoramiento de la Consultora Busenver, mientras que su comercialización se ha encargado a CBRE y Ucieza Servicios Inmobiliarios.