Ford se encuentra en pleno proceso de replanteamiento de su visión de futuro para reforzar su posición estratégica y rentabilidad en Europa, que pasa por centrarse en aquellas líneas de negocio más rentables y dejar de lado modelos y segmentos minoritarios, lo que implicará cierres y cambios en sus instalaciones en el Viejo Continente, por lo que ya ha iniciado conversaciones con los representantes sindicales.

Como parte de esta nueva estrategia centrada en la rentabilidad, la marca norteamericana ya tiene en marcha acciones para reducir sus costes estructurales, con un rediseño paralelo de su gama, que se centrará en el cliente con vehículos más enfocados en los segmentos de vehículos comerciales, vehículos de pasajeros e importaciones.

Precisamente en el área de vehículos comerciales, Ford analiza la posibilidad de una alianza potencial en Europa con Volkswagen AG, para apoyar el crecimiento de su segmento de vehículos comerciales, uno de los más rentables para la marca en los mercados europeos. Además, la compañía estadounidense también analizará otras colaboraciones en otros segmentos.

De igual modo, el fabricante tiene previsto ofrecer nuevos vehículos totalmente eléctricos y opciones electrificadas para todos los modelos, así como abandonar las líneas de vehículos menos rentables y abordar soluciones para los mercados de bajo rendimiento.