Empresas de distribución y municipios parecen estar de acuerdo en la necesidad de establecer medidas de sostenibilidad en el ámbito urbano, aunque según un reciente estudio de Aecoc, frente a la guerra por su cuenta que hace cada ciudad, las empresas demandan unidad de acción para minimizar el impacto sobre su actividad.

En concreto, el 61,5% de las compañías encuestadas están a favor del establecimiento de zonas de bajas emisiones, siempre y cuando las condiciones de acceso a los núcleos urbanos se hagan bajo un mismo marco regulatorio.

Por contra, seis de cada diez ciudades de más de 50.000 habitantes son contrarias a las iniciativas encaminadas a unificar los criterios de acceso de vehículos en el conjunto de los municipios afectados por la ley.

En este sentido, el 97% de las empresas aboga por una mayor colaboración con las administraciones y considera que los municipios deben entender las operativas referentes a la distribución urbana de mercancías y las casuísticas de cada sector a la hora de crear sus criterios de acceso a los núcleos urbanos.

Así mismo, un 83% de las empresas considera que se verá afectada por la necesaria renovación de su flota de vehículos para poder acceder a estas áreas de acceso restringido o por la necesidad de subcontratar los servicios logísticos a empresas que sí cuenten con vehículos sostenibles y puedan garantizar la distribución urbana.

Sin embargo, empresas y autoridades municipales coinciden a la hora de señalar que las prioridades para la distribución urbana pasan por la digitalización de las zonas de carga y descarga y el impulso de la logística nocturna, así como por la creación hubs urbanos y microplataformas logísticas en las ciudades que faciliten las operaciones de última milla.