Entrega con drones en Ruanda

Está previsto que el servicio llegue en 2017 a la mitad este del país.

A menudo, el acceso a productos sanitarios se ve obstaculizado en los países en vías de desarrollo por el problema de la última milla, que impide la entrega de los medicamentos desde una ciudad a una zona rural o a localizaciones remotas por la falta de transportes, infraestructuras y comunicaciones.

Sin embargo, Ruanda ha puesto en marcha el primer servicio nacional a nivel mundial de entregas con drones. Diseñados por la empresa de robótica Zipline, que mantiene un acuerdo de colaboración con UPS y la organización humanitaria Gavi, permitirán realizar hasta 150 entregas urgentes diarias de sangre a los 21 centros de transfusión situados en la mitad oeste del país.

Así, los centros podrán realizar pedidos urgentes a través de mensajes de texto, que serán recibidos en la base de Zipline, donde la compañía cuenta con una flota de 15 drones o Zips, que pueden volar hasta 150 km de ida y vuelta, y transportar 1,5 kg de sangre.

Harán las entregas descendiendo cerca del suelo, dejando caer el medicamento en un punto asignado llamado ‘mailbox‘ cerca de los centros de salud. En lo que respecta al tiempo, son capaces de completar cada petición en unos 30 minutos.

Expansión del servicio a otras áreas

Está previsto ampliar el servicio a la mitad este del país a principios de 2017, con el fin de que el mayor número posible de ciudadanos pueda disponer de entregas inmediatas de medicamentos esenciales. Asimismo, uno de los próximos objetivos es que pueda ser utilizado también para el transporte de medicamentos, vacunas y otros productos sanitarios. 

Además, a lo largo del año que viene, la empresa de robótica prevé empezar a realizar entregas con drones en otros países de África y América, con el apoyo de UPS y Gavi. Del mismo modo, mejorará el servicio que ofrece en Estados Unidos, prestando un mayor apoyo a las reservas indias de Maryland, Nevada y Washington.